Consejos: ¿En qué debo fijarme antes de comprar una enfardadora?

Una enfardadora agrícola, también denominada empacadora, es una máquina especialmente diseñada para crear, recoger y compactar en bloques o cilindros la cosecha de forraje que se ha cortado y rastrillado en hileras.

Es parte importante de la mecanización en el sector agrícola, ya que aumenta la productividad. Generalmente, se utilizan con el fin de crear ensilaje para la alimentación de animales o para usar en digestores anaeróbicos. 5 factores que considerar al comprar una enfardadora En el mercado chileno hay una oferta significativa de esta maquinaria.

De ahí que, para tomar una buena decisión a la hora de comprar una enfardadora de pasto o cualquier otro forraje, sea necesario evaluar diferentes factores más allá de la marca o el color:

1. ¿Pacas cilíndricas o cuadradas?

A grandes rasgos, las enfardadoras usadas en Chile pueden clasificarse en las que producen rollos y las que elaboran pacas cuadradas. La elección al respecto debe atender principalmente a cuestiones de manejo. Las pacas cuadradas suelen ser más ligeras y de fácil manejo que las cilíndricas, que pueden superar los dos metros de ancho, logrando pesos considerables que en ocasiones exigen ayudas mecánicas para su transporte. En ese sentido, las máquinas de rollos son más recomendables en los campos con altos volúmenes de producción, especialmente si hay que almacenarlos durante un buen tiempo, pues son menos vulnerables a la humedad.

2. ¿Cama fija o variable?

La empacadora de cama fija, que es una enfardadora con la capacidad de producir pacas de densidad y tamaño uniforme son mecánicamente más simples que las de cama variable, pues no posee la ingeniería necesaria para crear fardos de distintos tamaños y densidades. Por lo tanto, son un poco más económicas y resultan ideales cuando los requerimientos de ensilaje no exigen diferentes diámetros o tamaños de los fardos.

3. Capacidad de recolección

Entre más alta sea la capacidad de una enfardadora de pasto o cualquier otro forraje, menos trabajo y recursos se necesitarán para cumplir con la recolección y elaboración de rollos o pacas cuadradas. Por ejemplo, la enfardadora Claas cama fija Rollant 350RC, posee un ancho de trabajo de 2,1 metros y unas dimensiones de paca de 1,2 metros de alto x 1,25 metros de diámetro. Lo que le permite garantizar altos niveles de productividad y, por lo tanto, rentabilidad. Otra opción es la enfardadora central de sisal MF1840 de la reconocida marca Massey Ferguson. Tiene una potencia de 150 HP y una cantidad de dientes de 56 en 4 barras, lo que aumenta su eficiencia.

4. Durabilidad

Es importante evaluar la vida útil de la máquina, así como la garantía y mantenimientos que hay que realizarle a lo largo del tiempo para que permanezca en óptimas condiciones de funcionamiento. Por ejemplo, la enfardadora cama fija Rollant 375RC, comercializada por Dercomaq, ofrece de garantía una temporada de uso o 6 meses a contar de la fecha de entrega técnica. Lo anterior, junto a su ficha técnica y calidad de los componentes, permite inferir que es una máquina de alta durabilidad que evitará sobrecostos en reparaciones y mantenimientos reactivos.

5. Potencia requerida de la enfardadora

Es importante elegir una máquina que pueda ser manejada por el tractor que la va a guiar por el campo. Es decir, su requerimiento de potencia debe ser igual o menor a los caballos de fuerza que posee el tractor. De lo contrario, este no podrá halarla o sufrirá daños al hacerlo. Una vez claro qué es una enfardadora y los factores para considerar al comprarla, es importante evaluar la producción anual, las expectativas de productividad, el tipo de cultivo, la demanda de heno, las opciones de almacenamiento y el uso final.

Para terminar de elegir correctamente, es importante optar por un proveedor de reconocida trayectoria en el mercado de maquinaria agrícola, como Dercomaq, compañía que lleva varios años importando y comercializando las mejores marcas de las enfardadoras usadas en Chile: Claas y Massey Ferguson.