La electromovilidad: la movilidad del futuro

Para limitar el aumento de la temperatura global ocasionado por los efectos del cambio climático, es necesario disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero que se generan a partir del uso de combustibles fósiles.

Una manera de lograrlo, en parte, es impulsando el desarrollo de la electromovilidad automotriz.  

¿Qué es la electromovilidad? 

Se denomina electromovilidad a los sistemas de tracción o impulso que utilizan la electricidad para funcionar. Esta tecnología, que responde a las necesidades medioambientales planteadas en el Acuerdo de Paris, es aplicable en dos tipos de vehículos: 

  • Vehículos Eléctricos a Baterías: conocidos como BEV (por sus siglas en inglés Battery Electric Vehicle).
  • Vehículos con Celdas de Combustible de Hidrógeno: llamados FCEV (por su abreviatura en inglés Fuel Cell Electric Vehicle).

La electromovilidad en Chile y el mundo 

Gracias al avance que han tenido las baterías de iones de litio -principal fuente proveedora de energía para los autos eléctricos- a partir del año 2010, la implementación de la movilidad eléctrica se ha expandido con mucho éxito por varios lugares del mundo. 

Ciertamente, el liderazgo ha estado en manos de China, Estados Unidos y varios países europeos, no obstante, la electromovilidad en Chile también ha tenido un gran impulso. De hecho, se ha creado una “Estrategia Nacional de Electromovilidad” para promover su masificación.  

El programa, que incorpora iniciativas públicas y privadas para deshacerse, en corto plazo de los vehículos a combustión, incluye la instalación progresiva de sistemas o infraestructuras de carga para que los usuarios de los vehículos eléctricos cuenten con el suministro. 

¿Qué autos trabajan con este sistema? 

La electromovilidad automotriz busca transformar el parque vehicular que, normalmente tiene una alta dependencia de combustibles fósiles. En ese sentido, en Chile se han establecido las siguientes categorías y subcategorías para definir qué autos pueden trabajar con este sistema:  

Transporte de pasajeros: 

  • Buses.
  • Taxis.

Transporte de carga: 

  • Vehículos de reparto medianos y livianos
  • Camiones para operación urbana
  • Vehículos corporativos
  • Camionetas

Vehículos particulares: 

  • City Car.
  • Sedan.
  • SUV.
  • Camionetas.
  • Station.

Ahora bien, considerando que la industria de la construcción es una de las más contaminantes del mundo, algunos fabricantes de maquinaria pesada se han unido en el objetivo de minimizar el impacto medioambiental. ¿De qué forma? Mediante la incorporación al mercado de máquinas con fuente de energía eléctrica, una estrategia consiente y efectiva para el cuidado del entorno.

¿Cómo beneficia la electromovilidad al medio ambiente? 

Una cosa es clara: el rendimiento energético de los motores eléctricos es superior a los motores a combustión interna. La eficiencia de los primeros alcanza una media de 90%, mientras que los de gasolina no superan el 25%; y los de diésel, el 30%. 

Sin embargo, el mayor el mayor impacto de la electromovilidad automotriz se refleja sobre el medio ambiente, ya que el desarrollo de esta tecnología propicia: 

  1. Mejor calidad de aire: como la movilidad eléctrica no genera emisiones de gases y partículas, la contaminación local disminuye, y el aire se torna más saludable.
  2. Menos contaminación acústica: el sistema que impulsa a los vehículos eléctricos emite poco ruido, de modo que, lo poco que se puede escuchar es el sonido de los neumáticos.
  3. Mejor gestión de residuos: la movilidad eléctrica no requiere de filtros y lubricantes para funcionar y las baterías que utilizan pueden ser recicladas al cumplir su ciclo de vida útil.
  4. Diversificación energética: al disponer de una fuente de energía limpia y renovable, se reduce la dependencia de los combustibles fósiles.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero han seguido aumentando progresivamente. Por ello, estamos obligados a implementar soluciones que, desde una perspectiva más ecológica, nos permitan garantizar la vida en el planeta.  

Para contribuir con ese objetivo, en Dercomaq impulsamos la movilidad eléctrica a través de una amplia gama de equipos eléctricos cero emisiones, que son respaldados por marcas de categoría mundial. 

Saber qué es la electromovilidad y cómo hacer uso de ella en nuestra cotidianeidad, es un primer paso para lograr el cambio.