¿Qué es la contaminación acústica y cómo combatirla?

Los desafíos que enfrenta la humanidad para garantizar una conservación sostenible del planeta para las actuales y futuras generaciones son diversos. Uno de estos retos es reducir el nivel de contaminación acústica.

Este fenómeno corresponde a uno de los diferentes tipos de contaminación que se pueden identificar en el medioambiente, entre los que también se incluyen ejemplos como:

  • Contaminación atmosférica
  • Contaminación térmica
  • Contaminación hídrica
  • Contaminación de los suelos
  • Contaminación lumínica

¿Qué es la contaminación acústica?

La contaminación acústica tiene relación con la presencia de ruidos, sonidos o vibraciones que resulten molestos o representen daños o riesgos para las personas y el medioambiente.

Al comprender qué es la contaminación acústica se debe poner especial énfasis en combatir este problema, ya que afecta la calidad de vida de las personas. Por ejemplo, se estima que el 32% de la población del Gran Santiago está expuesta a ruidos inaceptables durante el día.

También, la biodiversidad sufre los impactos de los altos niveles de ruido artificial. De hecho, estudios han señalado que la capacidad comunicativa entre los animales se ve reducida por causa de la contaminación acústica, situación que incluso puede limitar su supervivencia.

Causas de la contaminación acústica

Algunas de las principales causas de la contaminación acústica se mencionan a continuación:

  • Actividades industriales debido al ruido que emiten las máquinas al trabajar, representando daños para la salud auditiva de los trabajadores.
  • Obras de construcción que afectan a las personas y animales que se encuentran en zonas cercanas.
  • Tráfico vehicular que incluye el ruido de las bocinas, motor y maniobras bruscas.
  • Celebraciones nocturnas producto del alto volumen de la música.

Posibles soluciones de la contaminación acústica

Entre las posibles soluciones de la contaminación acústica se encuentran medidas de todo tipo para contrarrestar los ruidos emitidos por las actividades humanas e industriales.

En primer lugar, entidades gubernamentales han establecido reglamentos para controlar el nivel de ruido que se puede generar en zonas, actividades u horarios específicos.

Muestra de esta situación son los estándares que ha definido la OCDE, que implican no superar los 65 dB durante el día y los 55 dB por la noche.

¿Qué pueden hacer las empresas para reducirla?

Como se mencionó anteriormente, las industrias generan altos niveles de ruido en el ambiente, provocados principalmente por el empleo de maquinaria de gran potencia. Lo que es muy importante para el cuidado de la naturaleza y la salud del operador de la máquina, ya que hay normativas gubernamentales en cuanto al ruido al que puede estar expuesto.

En este sentido, las empresas pueden tomar diferentes medidas para disminuir el ruido de sus máquinas, entre las que destacan:

  • Apostar por el empleo de maquinaria eléctrica, puesto que emite un menor nivel de ruido.
  • Renovar los equipos más antiguos por maquinaria moderna que posea cualidades más sustentables y eficientes.
  • Realizar mantenciones periódicas de la maquinaria para garantizar su buen funcionamiento y así, evitar los habituales ruidos que emiten cuando se encuentran en mal estado.

Dercomaq siempre está en busca de proporcionar soluciones amigables con el medioambiente para la industria, entregando soluciones para combatir la contaminación acústica con maquinaria de última generación, que genera menor cantidad de ruido al funcionar.

También somos pioneros en introducir al país una variedad de equipos eléctricos, que se caracterizan por una baja emisión de ruido, que les invitamos a conocer.

De este modo, si tu negocio forma parte de sectores como la agricultura, transporte o construcción, tienes una inmejorable opción de contribuir en la misión de reducir los niveles de contaminación acústica en el planeta.